No sé en qué momento nos dijeron eso de que "querer es poder", que querer volar es poder hacerlo, que querer querer es poder hacerlo, sin contar con el golpe contra el suelo. Ni el consuelo.

Querer es el poder del otro; para hacerte esperar cuando hace mucho frío, para hacerte hablar cuando hay mucho silencio y para dejarte solo, si es que haces mucho ruido.
Para ponerte de rodillas cuando aún no hacen falta súplicas y para levantarte y poner tu boca a la altura de la suya, que a veces dice "te quiero". 
Cuando quiere decir "te puedo".

Es como no querer escribirte, que sólo consiste en evitar poner el lápiz sobre el papel.
Pero no poder hacerlo...



3 comentarios:

  1. Es como no querer deleitarme con los versos de esta casa, que son luz. Pero no poder hacerlo.

    ResponderEliminar
  2. TE puedo, porque a quién quiero, ME puede.



    El interminable juego de rompernos el corazón en cadena.

    Que de las grietas, brote mucha poesía.

    ResponderEliminar
  3. TE puedo, porque a quién quiero, ME puede.

    ResponderEliminar